domingo, 25 de setembro de 2016

Cronologia de mais um mês trágico na Alemanha multiracial e multicultural de Merkel

Via Alerta Digital 
Soeren Kern.- Destatis, el instituto de estadística del Gobierno, hizo públicas unas cifras que revelaban que más de 2,1 millones de personas habían emigrado a Alemania en 2015.
Más de 33.000 migrantes que en teoría iban a ser deportados siguen todavía en Alemania, y que están recibiendo asistencia a costa de los contribuyentes alemanes. Muchos de los migrantes destruyeron sus pasaportes y se cree que han mentido sobre sus países de origen para imposibilitar su deportación. Otros se han escondido para que la policía de inmigración no pueda encontrarlos.
 
1 de julio: Un tribunal de Baviera declaró ilegal una ley que prohíbe a las musulmanes en prácticas judiciales llevar el velo. El tribunal del distrito de Augsburgo falló a favor de Aquila Sandhu, estudiante de Derecho de 25 años, que presentó una demanda contra el Estado por impedirle llevar el velo en sus intervenciones públicas en el juzgado en la realización de sus prácticas. La sentencia decía que dicha prohibición carece de base legal y que “ninguna legislación formal obliga a los pasantes a mantener una visión del mundo neutral o a la neutralidad religiosa”. El ministro de Justicia bávaro, Winfried Bausback, aduciendo que los funcionarios judiciales, y también los pasantes, tenían que dar una imagen de imparcialidad en el juzgado, dijo que apelaría la sentencia.
3 de julio: Una mujer de 24 años, violada por tres migrantes en Mannheim en enero, admitió que había mentido sobre la identidad de sus agresores. Selin Gören, turco-alemana, dijo en un principio que sus agresores eran ciudadanos alemanes, cuando en realidad eran migrantes musulmanes. En una entrevista con Der Spiegel, Gören, portavoz de Solid, movimiento juvenil de la izquierda alemana, dijo que había mentido porque temía alimentar el racismo contra los migrantes.
4 de julio: El periódico Frankfurter Allgemeine Zeitung informó de que las 30 mayores empresas alemanas que cotizan en el DAX, el índice de empresas consolidadas en el mercado de valores, han dado empleo a sólo 54 refugiados, de los cuales 50 fueron contratados como mensajeros por el proveedor de servicios logísticos Deutsche Post. El reportaje pone en tela de juicio la promesa de la canciller Angela Merkel de integrar en el mercado laboral a los 1.100.000 migrantes que llegaron a Alemania en 2015 lo antes posible. Algunos ejecutivos empresariales dicen que el principal problema es que los migrantes carecen de cualificación profesional y de conocimientos del idioma alemán.
4 de julio: Un tribunal de Fráncfort sentenció a un salafista germano-turco de 35 años a dos años y medio de cárcel por posesión de armas, pero lo absolvió de otros cargos relacionados con el terrorismo. Halil D. fue inicialmente acusado de planear un atentado contra una carrera ciclista en Fráncfort. En el momento de su detención, la policía encontró en su sótano un arsenal de armas, incluida una bomba de fabricación casera. Halil D. dijo que había fabricado la bomba para reventar una máquina expendedora de tabaco. La policía también encontró en su ordenador vídeos propagandísticos del Estado Islámico, así como varias copias de Dabiq, la revista digital del Estado Islámico. Cuando fue detenido, Halil D. dijo: “Yo creo en la sharia. Las leyes alemanas no tienen vigencia para mí”. El tribunal dijo que no había suficientes pruebas de que Halil D. fuese un terrorista.
7 de julio: El Bundestag, la cámara baja del Parlamento, aprobó por unanimidad modificar el código penal para ampliar la definición de violación y hacer más fácil la deportación de los migrantes que cometan delitos sexuales. Con la ley, también conocida como la ley “No significa no” (“Nein heißt Nein”), cualquier forma de sexo no consentido será castigable como delito. Antes, los únicos casos castigables que contemplaba la ley alemana eran aquellos en que las víctimas pudieran demostrar que se habían resistido físicamente a sus agresores. Como el políticamente correcto sistema judicial de Alemania es notoriamente indulgente a la hora de enjuiciar, sentenciar y deportar a los agresores extranjeros, es poco probable que las reformas acaben con la epidemia de violaciones a manos de migrantes en Alemania.
7 de julio: Más de seis meses después de que turbas de hombres musulmanes agredieran sexualmente a más de mil mujeres en Colonia y otras ciudades alemanas en Nochevieja, un tribunal alemán dictó las dos primeras sentencias. El Tribunal del Distrito de Colonia sentenció a un iraquí de 20 años, identificado únicamente como Husain A., y a un argelino de 26, Hasán T., a un año de sentencia suspendida y después dejó libres a los dos. Husain, que entonces tenía 20 años, fue sentenciado conforme a las leyes de menores y se le ordenó asistir a un curso de integración y a realizar 80 horas de servicios a la comunidad. El periódico Bild publicó las imágenes de un exultante Hasán sonriendo a su salida del juzgado. Un observador dijo que la levedad de la sentencia era una farsa de la justicia y que suponía una invitación a otros migrantes delincuentes a hacer lo que les parezca con las mujeres alemanas.


8 de julio: Un grupo de profesores de la escuela de secundaria Kurt Tucholsky en Hamburgo boicoteó la ceremonia de graduación de este año como protesta después de que un estudiante musulmán se negara a estrechar la mano del personal femenino. La directora de la escuela, Andrea Lüdtke, se puso del lado del estudiante: “Acepto su decisión”, dijo. Una columnista alemana, Heike Klovert, defendió a Lüdtke diciendo que no debería descargarse en los profesores la tarea de integrar a los estudiantes:
“Ella se tomó en serio a su alumno musulmán. No intentó forzarle para que se adaptara a una supuesta manera alemana de hacer las cosas. Ella entiende que el respeto no depende de dar la mano, y que no todos los que no quieren darla son unos extremistas misóginos”.
10 de julio: Una investigación de la Policía Criminal Federal (BKA, por sus siglas en alemán) sobre las agresiones sexuales en Colonia, Hamburgo, Stuttgart, Düsseldorf y otras ciudades alemanas en Nochevieja reveló que más de 1.200 mujeres habían sido víctimas de ataques, perpetrados por más de 2.000 hombres, de los cuales se cree que muchos provienen del norte de África. El presidente de la BKA, Holger Münch, admitió: “Existe una relación entre los ataques y la fuerte ola migratoria de 2015”.
10 de julio: Más de un centenar de musulmanes chiíes salieron a las calles de Bonn para conmemorar la muerte de Alí, el primo y yerno de Mahoma. Alí fue asesinado en el año 661. Evocando escenas del Irak del siglo VII, 130 hombres sin camiseta, que hipnóticamente se daban golpes de pecho y cantaban al son de los tambores, surcaron las calles del centro de Bonn autolastimándose durante más de cinco horas (aquí se pueden ver imágenes). Las autoridades sanitarias locales recordaron a los médicos que tenían la responsabilidad de atender a cualquier persona con heridas autoinfligidas.
11 de julio: En una nueva encuesta, el Centro de Investigación Pew halló que el 61 % de los alemanes cree que el reciente influjo de refugiados “elevará la probabilidad de actos terroristas en nuestro país”. La encuesta también descubrió que el 61 % de los alemanes cree que los musulmanes que están en su país “quieren situarse al margen de la sociedad general”.
13 de julio: La Platanus-Schule, una escuela privada bilingüe de Berlín, se disculpó a un imán musulmán después de que una profesora de la escuela le llamara “misógino” e “inadaptado a la vida alemana” porque se había negado a estrecharle la mano. El abogado del imán dijo que la disculpa no era suficiente. Los críticos acusaron a la escuela de “capitular” y de poner en peligro el principio de la igualdad de género en Alemania. Philipp Lengsfeld, miembro de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), escribió en Twitter: “La esencia del debate sobre dar la mano no tiene que ver con la religión o la opinión de una persona, sino sobre la autoridad del Estado y la igualdad de género”.
14 de julio: Destatis, el instituto de estadística del Gobierno, hizo públicas unas cifras que revelaban que más de 2,1 millones de personas habían emigrado a Alemania en 2015. Más de 633.000 personas llegaron de Asia, de las cuales 309.000 provenían de Siria, 84.000 de Afganistán y 65.000 de Irak. Más de 113.000 migrantes llegaron de África.
14 de julio: En el transcurso de una investigación parlamentaria sobre las agresiones sexuales a manos de migrantes en Colonia en Nochevieja, se supo que una de las mujeres que había sido violada estaba embarazada. No denunció la agresión a al policía porque le daba vergüenza.
14 de julio: Ruprecht Polenz, exsecretario general de la CDU, partido en el Gobierno, dijo que había que enmendar la ley alemana que regula los cambios de nombre (Namensrecht) para ponérselo más fácil a los migrantes musulmanes en Alemania que se sienten discriminados cuando quieren cambiar sus nombres legales por otros de sonido cristiano. La ley alemana, en general, no permite a los extranjeros cambiar sus nombres por otros alemanes, y los tribunales alemanes aprueban rara vez esas peticiones. Por tradición y por práctica, los nombres alemanes son sólo para los alemanes.
15 de julio: Al menos 24 mujeres fueron agredidas sexualmente en un festival de música en Bremen. Los ataques se asemejaron a los ataques “taharrush gamea” [acoso colectivo] producidos en Colonia en Nochevieja. La policía ha podido identificar únicamente a cinco de los agresores, de los cuales todos eran de Afganistán. Harald Lührs, el investigador jefe para delitos sexuales en Bremen, dijo: “Jamás habíamos visto estos ataques masivos en Bremen. Que grupos de hombres rodeen a mujeres para manosearlas, esto es algo que jamás había ocurrido aquí a esa escala. Es un nuevo problema al que tendrá que enfrentarse la policía”.
16 de julio: Un documento filtrado a la revista Der Spiegel revelaba que más de 33.000 migrantes que en teoría iban a ser deportados siguen todavía en Alemania, y que están recibiendo asistencia a costa de los contribuyentes alemanes. Muchos de los migrantes destruyeron sus pasaportes y se cree que han mentido sobre sus países de origen para imposibilitar su deportación. Otros se han escondido para que la policía de inmigración no pueda encontrarlos.
17 de julio: En un reportaje de investigación de la radio bávara BR24 se descubrió que los programas de desradicalización en Alemania están fracasando porque muchos salafistas no quieren ser desradicalizados. El reportaje también demostraba que muchos yihadistas que han regresado a Alemania desde Irak y Siria están elaborando vídeos de propaganda para el Estado Islámico.
18 de julio: Un solicitante de asilo de origen afgano que iba armado con un hacha fue abatido por la policía después de que hiriera a cinco personas en un tren en Wurzburgo. El hombre gritaba “Alá Akbar” [“Alá es el más grande”] durante el ataque. La diputada Renate Künast, del Partido Verde, criticó a la policía por emplear fuerza letal. En un tuit, escribió: “¿¿¿Por qué no se redujo al agresor sin matarlo??? ¡Sólo pregunto!” Los comentarios de Künast provocaron una furiosa reacción, y muchos la acusaron de mostrar más simpatía por el agresor que por las víctimas. El aluvión indignado contra Künast indica que los alemanes ya están hartos de la corrección política de sus políticos.
18 de julio: Lutz Bachmann, líder del movimiento antiinmigración Pegida, anunció la formación de un partido político, el Partido Popular para la Libertad y la Democracia Directa (Freiheitlich Direktdemokratische Volkspartei o FDDV). La iniciativa es una respuesta a las amenazas del Gobierno de ilegalizar el movimiento Pegida.
19 de julio: Tres yihadistas adolescentes que pusieron una bomba en un templo sij en Essen fueron formalmente acusados de intento de asesinato, asalto con agravante y “provocar una explosión”. Los adolescentes, que dijeron estar molestos por cómo trataban los sij a los musulmanes en el norte de India, no fueron acusados de delitos de terrorismo.
19 de julio: Los responsables de un centro para refugiados de Cruz Roja Alemania en Potsdam fueron acusados de ocultar los abusos sexuales contra las mujeres en el centro.
20 de julio: La Agencia Federal de Empleo (Bundesagentur für Arbeit o BA) informó de que el nivel educativo de los migrantes recién llegados a Alemania es mucho más bajo de lo esperado: sólo una cuarta parte tiene el título de secundaria, mientras que las tres cuartas partes no tienen ningún tipo de formación profesional. Sólo el 4 % de los recién llegados a Alemania están altamente cualificados.
22 de julio: Alí Sonboly, un joven de 19 años de origen iraní-alemán que odiaba a los árabes y a los turcos, mató a diez personas (incluido él mismo) e hirió a otras 35 en un McDonald’s en Múnich.
23 de julio: Una turba de hombres que gritaban “Alá Akbar” irrumpió en una playa nudista en Xanten e “insultó y amenazó” a los bañistas. La policía ocultó el incidente, aparentemente para evitar una cobertura mediática negativa de los musulmanes “en estos tiempos delicados”.
24 de julio: Mohamed Daleel, migrante de 27 años de origen sirio cuya solicitud de asilo había sido denegada, hirió a 15 personas y después se inmoló en un concierto en Ansbach. Es el primer atentado suicida en Alemania que ha sido atribuido al Estado Islámico. Daleel había combatido con el Estado Islámico y Al Qaeda en Irak antes de ir a Alemania. En un vídeo grabado con su teléfono móvil antes del ataque, Daleel juraba que los alemanes “no podrán volver a dormir tranquilos”. Aunque las autoridades alemanas habían intentado deportar a Daleel a principios de este año, el intento fue bloqueado por el diputado Harald Weinberg, del partido alemán La Izquierda, que exigió que Daleel recibiera asistencia médica por una lesión en la rodilla. “Con la información que tenía entonces, hoy volvería a tomar la misma decisión”, le dijo Weinberg al periódico Bild.
24 de julio: Un solicitante de asilo de 21 años de origen sirio asesinó a una polaca de 45 años y a su bebé no nato con un machete en Reutlingen.
24 de julio: Un migrante eritreo de 40 años violó a una mujer de 79 años en un cementerio en Ibbenbüren. La mujer, que vive en una residencia de la localidad, estaba visitando la tumba de su difunta hermana a las 6 de la mañana cuando se produjo el ataque. El migrante, que llevaba viviendo como refugiado en Alemania desde 2013, fue detenido en el lugar de los hechos. Sin embargo, es improbable que sea deportado, ya que Eritrea se considera zona en conflicto.
25 de julio: Un palestino de 45 años armado con un “cuchillo tipo Rambo” y que gritaba “Alá Akbar” intentó decapitar a un médico en Bonn. El hijo del agresor, de 19 años, se había quejado del tratamiento del médico para su pierna fracturada. Sujetando al doctor contra el suelo, el hombre dijo: “Pídele perdón a mi hijo. Arrodíllate y bésale la mano”. El agresor fue detenido y después puesto en libertad.
25 de julio: Sahra Wagenknecht, líder del partido de La Izquierda (Die Linke) arremetió contra la política de puertas abiertas de Merkel:
“Los acontecimientos de los últimos días demuestran que la aceptación e integración de un gran número de refugiados y migrantes acarrea importantes problemas Es mucho más difícil de lo que fue para Merkel convencernos el otoño pasado con su imprudente ‘Podemos hacerlo’. [“Wir schaffen das”]. El Gobierno debe hacer ahora todo lo posible para asegurar que la población de nuestro país vuelva a sentirse segura”.
25 de julio: Frank Henkel, senador de la CDU de Berlín, dijo:
“Nadie debería engañarse a sí mismo: es obvio que hemos traído a algunas personas brutales que son capaces de cometer actos barbáricos en nuestro país. Tenemos que decir esto con claridad y sin tabús. Eso también significa que debemos enfrentarnos con contundencia al islamismo. Si no lo hacemos, nos arriesgamos a que la política alemana se perciba como alejada de la realidad”.
25 de julio: El ministro de Interior, Thomas de Maizière, reveló que las autoridades alemanas están investigando actualmente a 59 refugiados como “sospechosos de formar parte de estructuras terroristas”.
25 de julio: A raíz de una serie de agresiones relacionadas con el islam en una semana, el presidente de Baviera, Horst Seehofer, dijo: “Tenemos que saber quién está en nuestro país”.
26 de julio: “El terrorismo islamista ha llegado a Alemania”, dijo Seehofer.
27 de julio: La policía hizo una redada una mezquita de Hildesheim. También efectuaron registros en ocho apartamentos pertenecientes a miembros de la mezquita. Boris Pistorius, ministro de Interior de Baja Sajonia, dijo: “La mezquita de Hildesheim es un nido nacional para el salafismo radical. Después de meses de preparación, con estas redadas de hoy hemos dado un importante paso hacia la ilegalización del grupo”.
27 de julio: La policía de Luisburgo detuvo a un joven de 15 años que decía que estaba preparando un tiroteo masivo similar al ataque del 22 de julio en Múnich. Al registrar el domicilio del adolescente, la policía encontró más de 300 cartuchos de munición, así como cuchillos, productos químicos y chalecos antibalas.
28 de julio: En su anual rueda de prensa veraniega en Berlín, Merkel insistió en que no cambiaría su postura sobre las puertas abiertas a la migración: “Hemos decidido cumplir con nuestros deberes humanitarios. Yo no querría negar la ayuda humanitaria, y no se lo recomendaría a Alemania. […] La ansiedad y el miedo no pueden guiar nuestras decisiones políticas”. También dijo: “Permitan que lo diga claramente: estamos en guerra contra el Estado Islámico, no contra el islam”.
29 de julio: Thomas Jahn, vicepresidente de la Unión Social Cristiana (CSU), arremetió contra la política de puertas abiertas de Merkel: “Tenemos que controlar nuestras fronteras. Eso es lo más importante en este momento. Y tenemos que mandar a la gente peligrosa con ideología islamista de vuelta a los países de fuera de Europa y la Unión Europea”.
30 de julio: El miembro de la CSU Jens Spahn dijo: “Mi impresión es que todos subestimamos hace un año lo que nos estaba aguardando con este gran movimiento migratorio y de refugiados. La integración es una labor hercúlea que no termina con un curso de lengua de tres semanas”. También pidió la prohibición del burka: “La prohibición del velo que cubre íntegramente el cuerpo –es decir, el niqab y el burka– es un asunto pendiente… No quiero encontrarme con ningún burka en este país. En ese sentido, soy un burkófobo”.

Sem comentários: